Descripción Proyecto Mistral - Centro  Educativo,  Social  y  Deportivo  Mistral

 

La Responsabilidad de Educar,  un Proyecto Común de Futuro

Centro Deportivo Mistral

Los Centros Deportivos serían la primera pieza y más importante del Proyecto Mistral porque, reuniendo el máximo de disciplinas deportivas, tiene el objetivo de integrar a la juventud de una localidad en un mismo proyecto de cambio social, además de mejorar su salud y despertar sus inquietudes. Por otro lado los Centros Deportivos irían siempre asociados a un proyecto de recuperación ambiental que fusionaría los conceptos ecológico, científico y tecnológico, para promover la posterior construcción del resto de espacios, el Centro Científico y el Centro Tecnológico en los que los jóvenes ocuparán los distintos engranajes desde los que transformarán progresivamente sus municipios, la sociedad, a un modelo de desarrollo sostenible.

De la multitud de actividades que se llevarán a cabo, a modo de ejemplo, por su valor terapéutico, en forma de beneficios físicos y psíquicos que ofrecerán a los jóvenes, y las fuerzas de la naturaleza presentes en el medio donde se desarrollarán: Sol, viento, mar, olas… destacamos el Windsurf y el Surf, como actividades de agua, y el arte marcial Wing Chun, actividad de arena.

Surf: La Talasoterapia, el uso del mar y las fuerzas de la naturaleza presentes: Sol, viento, mar, olas… como método terapéutico era conocido en la antigua Grecia por sus beneficios físicos y psíquicos. Ya lo decía Platón: “el mar cura todos los males del hombre”. Son muchos los centros en todo el mundo que ofrecen surf como alternativa a otros tipos de terapia para niños con autismo, síndrome de Down, parálisis cerebral y otras afecciones neurológicas que les ayuda a trabajar aspectos como el equilibrio, la coordinación, la concentración, la atención, el afán de superación, el desarrollo social, físico y mental siendo testigos de progresos milagrosos.

En el spot de windsurf de la histórica ciudad balneario del País Vasco francés, Biarritz, ya en el siglo XIX los médicos recomendaban los baños de mar por sus propiedades terapéuticas, y en la actualidad el Doctor Barucq es uno de los doctores que prescribe Surf en sus recetas y cuyos resultados en seis meses de terapias son espectaculares. Y es que, en particular, el surf aporta numerosas sensaciones: la velocidad, el sonido, estar en contacto continuo con el agua, respirar el aire cargado de iones negativos, las olas, el sol, el viento, luchar de un modo sano con el mar… que pueden transformar cuerpo y mente, de un modo cuasi mágico es capaz de corregir estados de grave desequilibrio y convierten esta actividad en la más completa y terapéutica. En el taller del Club los jóvenes aprenderán diversos aspectos relacionados con el mar, los vientos, la meteorología y también a reparar equipos, embarcaciones, velamen... adquirirán valores como la amistad, la cooperación y la convivencia, el respeto al prójimo, a la naturaleza, crecer en seguridad y confianza en uno mismo.   

 

  

Wing Chun: El Wing Chun Gung Fu es el arte marcial defensivo por excelencia, idóneo para mujeres. Nació tres siglos atrás cuando una monje budista llamada Ng Mui, que era uno de los Cinco grandes Maestros del Templo de Shao Lin de las montañas de Shung en Honan, instruyó en Gung Fu a la bella joven Yim Wing Chun, que significa ‘bella flor de primavera’, para que pudiera defenderse del matón local que pretendía forzarla a casarse en matrimonio. En pocos meses y ante la sorpresa general Yim Wing Chun derrotó a su pretendiente en un combate. A partir de entonces el Gung Fu Shaolin que ya había sido perfeccionado por Ng Mui mediante técnicas inspiradas en la naturaleza, entre otros, extrajo ideas observando los movimientos en un combate entre una serpiente y una grulla, fue mejorado por Yim Wing Chun que introdujo una forma de aplicar la energía con más efectividad, sin necesidad de recurrir a la potencia física, dejando fluir la fuerza del oponente en la dirección que nos convenga para canalizarla en beneficio nuestro, utilizando una fuerza menor para librarnos de una fuerza mayor.  

 

  

A su muerte en su honor el arte marcial heredó su nombre y fue perfeccionado por sus descendientes hasta convertirlo en un complejo sistema científico de defensa personal, el arte marcial perfecta. El Chi Sao, coloquialmente conocido como manos pegajosas, el alma del Wing Chun, es considerado un excelente ejercicio potenciador psicofísico que mejora la coordinación, el control de la energía, aumenta los reflejos y permite aprender jugando. Es necesario practicar mucho a nivel individual para ejecutar los movimientos adecuadamente y posteriormente muchos meses de ejercitar el Chi Sao, el ejercicio manos pegadas, con otro compañero, para que estos movimientos se ejecuten con soltura y de modo reflejo e instintivo. Hacerlo pues en la arena frente al mar, el aire cargado de iones negativos, el Sol, el viento, el sonido de las olas… convierte esta actividad en todavía más terapéutica.

El mundo que asoma, el Mundo del Mañana, en que los avances tecnológicos y fuentes de energía limpia y accesible permitirán que la robotización sustituya al ser humano como fuerza de trabajo en las tareas más duras, peligrosas o repetitivas, nuestra sociedad apostará por el bienestar, salud y calidad de vida de sus ciudadanos propiciando entornos y actividades saludables como una inversión genética de futuro, un presente a las generaciones venideras a modo de herencia genética. Con el Centro Educativo, Social y Deportivo Mistral en su búsqueda de los entornos y actividades más beneficiosas para el organismo contribuimos en la construcción del Mundo del Mañana.

 

 

 

  

Centro Científico Mistral

El Científico Mistral tiene como misión la creación de los espacios Taller de Tecnología y Sistemas, Laboratorio, Vivero-Invernadero y Biblioteca donde los jóvenes, que ocuparan sus distintos engranajes, despertarán sus inquietudes y potenciarán sus aptitudes, ofreciéndoles los medios y el conocimiento para que den respuesta a los retos que nuestra sociedad enfrenta mediante un proyecto común de futuro, la adaptación de nuestra sociedad a un modelo de desarrollo sostenible. Porque el mejor modo de educar e integrar a los jóvenes en la sociedad es implicarlos en su mejora, que puedan desarrollar sus inquietudes sintiéndose protagonistas en la mejora de nuestra sociedad y construir el Mundo del Mañana.

Los espacios del Centro Científico Mistral que describimos a continuación serán 'laboratorios de ideas' donde se desarrollarán los sistemas biológicos, biotecnológicos e informáticos que se aplicarán en los distintos modelos de sistemas de soporte vital que serán construidos por el Centro Ecológico y Social Mistral y que los jóvenes, como motor del cambio de nuestra sociedad, adaptarán poco a poco en sus hábitats en pueblos y ciudades.

 

Laboratorio

Las bacterias y cianobacterias fueron las encargadas de modelar nuestro mundo y crear la biosfera. La proliferación de estos microorganismos de fotosíntesis oxigénica, y sus descendientes, algas y plantas, enriqueció la atmósfera terrestre de oxígeno causando la Gran Oxidación, Great Oxidation Event, en inglés, al comienzo del período Paleoproterozoico, hace cerca de dos mil millones de años. Tóxico para los microorganismos anaerobios dominantes entonces, el aumento de su concentración en la atmosfera, provocó una crisis ecológica y extinción masiva de la biodiversidad existente. Un profundo cambio medioambiental, en la naturaleza de las interacciones químicas entre las rocas, arcilla y otros sustratos geológicos, y la atmósfera, los océanos y otras aguas superficiales, que dio origen a la biosfera que propició la evolución celular y el desarrollo de vida multicelular compleja. Abrió un nuevo camino en la diversificación biológica dando inicio a la vida tal y como la conocemos.

Y es que, a pesar del reciclado natural de la materia orgánica, el metabolismo anaeróbico había mantenido la vida energéticamente limitada hasta la amplia disponibilidad de oxígeno. La evolución del metabolismo a respiración aeróbica, el oxígeno,  aumentó en gran medida el suministro de energía a los organismos vivos, nos ha permitido una mayor capacidad de interactuar, de vivir,  y evolucionar hasta las especies que hoy habitan el Planeta. El cuerpo humano está formado por una colonia de billones de aquellas bacterias y células programadas para asociarse, progresivamente, y especializarse, evolucionar, formando tejidos y órganos, o realizando funciones básicas de regulación o transformación para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Hoy, los avanzados dispositivos electrónicos existentes, y décadas de estudio, están empezando a mostrarnos el potencial de disponer de un ejército obrero ilimitado de organismos inteligentes y cooperativos, especialista en proceso químico, producción y transformación de la materia con una gran riqueza genética fruto del intercambio de genes a través de la biosfera durante millones de años. Una oportunidad para comprender mejor el mundo, ayudarnos a buscar soluciones eficientes, producir los recursos que necesitamos para un desarrollo sostenible y a trabajar para revertir el daño causado al planeta.

Quien ha tratado bien este problema? Que podemos aprender de ellos? Estas son las dos preguntas que suele hacerse para sí mismo, el modo en que el fundador de Microsoft, Bill Gates, afronta un problema desde sus inicios al frente del gigante tecnológico. En lugar de buscar la respuesta se centra en qué otras personas se han encontrado en una encrucijada parecida en el pasado y así aprender de ellos.

En lo  que a vida y supervivencia se refiere, las respuestas a las crisis y retos a que nos enfrentamos las podemos encontrar en la naturaleza que nos ofrece óptimas soluciones a todo problema. Y es que, después de ser objeto de todo tipo de agresiones biológicas y medioambientales resistiendo, fusionándose por transferencia genética con el resto de organismos de la biosfera, y aprendiendo a base de ensayo-error durante miles de millones de años, la naturaleza ha aprovechado toda esta valiosa información sobre la vida y composición química del planeta para desarrollar fascinantes, ingeniosos y cuasi-perfectos diseños, materiales, alimentos y medicinas, procesos y sistemas a nano, micro y macro-escalas, fuente de inspiración de ingenieros y científicos que buscan el desarrollo de innovaciones ecotecnológicas, las soluciones efectivas y sostenibles para los retos que nuestra sociedad enfrenta.

Por ejemplo, el PET, o Polietileno Tereftalato, es un micro plástico con el que creamos bolsas de plástico, botellas, cosméticos, detergentes y otros productos químicos, es muy nocivo para la salud y contamina tierra y océanos. Es producido industrialmente desde hace poco más de medio siglo. En lugares de acumulación de residuos, plantas de reciclaje o vertederos han encontrado bacterias que al estar aisladas en el medio han evolucionado en unas pocas décadas hasta ser capaces de transformar el PET en materia orgánica beneficiosa para otros organismos.

De hecho las actuales técnicas de edición genética que están revolucionando los sectores de la medicina, la alimentación y la energía, las debemos a las bacterias, y al microbiólogo Francisco J. M. Mojica, Director del Departamento de Fisiología, Genética y Microbiología de la Universidad de Alicante quien, en 2003, hizo pública una investigación en la que describía cómo algunas bacterias Streptococcus Pyogenes se defendían de las infecciones víricas mediante un complejo sistema inmunitario con capacidad de recordar las secuencias de ADN de ataques anteriores, localizar, cortar y destruir el ADN vírico en caso de nueva infección. En 2011, las investigadoras Charpentier, directora de Instituto Max Planck de Biología de la Infección en Berlín, y Jennifer A. Doudna, del Instituto Gladstone, desarrollaron, en base a este sistema de defensa de las bacterias, la tecnología de edición genética CRISPR-Cas9 “Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats” por la que fueron galardonadas con el Premio Nobel. Una herramienta molecular que permite editar o corregir el genoma de cualquier célula, cortar una molécula de ADN y modificar su secuencia eliminando o insertando nuevo código de modo sencillo. Perfeccionado recientemente por Feng Zhang y otros investigadores del Instituto Broad del MIT y la Universidad de Harvard, nace el sistema CRISPR-Cas Prime Editing de gran calidad y precisión que, solo en el campo de la medicina, nos ofrecerá la posibilidad de prevenir o curar cerca del 90% de las enfermedades que a día de hoy son crónicas o mortales.

La reciente creación de la primera bacteria sintética cuyo código genético ha sido seleccionado mediante algoritmos en un ordenador, por parte de científicos del ETH Zurich en Suiza, avanza, como afirmó  el químico Matthias Christen, que es cercano el día en que toda pequeña comunidad de unos pocos miles de ciudadanos, aislada por crisis o desastre, tendrá los conocimientos y los medios para diseñar cultivos de millones de bacterias especializadas en unos pocos días con los que obtener energía, alimentos, medicinas, reciclar residuos o depurar aguas y garantizar así la supervivencia de la comunidad. Los medios y el conocimiento para un desarrollo sostenible y un alto grado de autosuficiencia, capacidad de afrontar toda adversidad. Las bacterias nos prometen un futuro esperanzador.

 

 

En el Laboratorio habrá las siguientes áreas de estudio de bacterias y cianobacterias - micro algas:

1-Técnicas de biorremediación: En la necesidad de buscar soluciones para revertir el impacto de nuestro desarrollo en el Planeta, utilizamos la habilidad de estos microorganismos para degradar compuestos orgánicos, metales pesados o radionucleidos, transformar los compuestos nocivos en otros de menor impacto ambiental para la recuperación de suelos, depuración de aguas, descontaminación de acuíferos, ríos y mares.

2-Producción de recursos: En la búsqueda de procedimientos biotecnológicos que permitan un desarrollo sostenible  bacterias y micro algas nos ofrecen numerosas soluciones accesibles en materia  de energía, alimentación y sanidad.

3-Transformación de residuos: En el objetivo de eliminar el concepto residuo de nuestra sociedad las bacterias son nuestros mejores aliados para reciclar o convertir los desechos de un sistema biológico en un recurso y fuente de alimento de otro.

 

 Biblioteca

Con zonas de trabajo en grupo, estudio individual y sala de música, virtual en su mayor parte, la curiosidad por aprender algo que les inquiete estimulará el cerebro y potenciará su memoria contribuyendo en su rehabilitación psicológica, afectivo-emocional y social. Adquirir conocimientos de una materia determinada le permitirá compartir esta inquietud inicialmente en actividades de ocio y laboralmente en un futuro tratando de encajar sus inquietudes en los distintos proyectos de mejora de la sociedad que desarrollaremos. Todo y que la música estará presente en casi todos los espacios del Proyecto Mistral será en la sala de música de la Biblioteca donde se llevaran a cabo actividades de musicoterapia por sus conocidos beneficios terapéuticos psicológicos y neurológicos.

  

Taller de Tecnología y Sistemas

Inicialmente se habilitarán tres zonas. Una donde los jóvenes podrán aprender a reparar sistemas informáticos, identificar y sustituir elementos, configurar sistemas domóticos o programar un dron. Otra zona que será de trabajo y donde se llevaran a cabo tareas de reparación de dispositivos, reciclaje y recuperación de componentes de circuitos electrónicos y la zona principal donde se desarrollaran los sistemas electrónicos, informáticos y de producción de energías renovables con los que se diseñarán los sistemas de soporte vital.  

  

 

  

Vivero - Invernadero

Los insectos forman parte de la alimentación y medicina tradicional desde hace miles de años, en la actualidad forman parte de la dieta alimentaria de dos mil millones de personas en un centenar de países en el mundo y todo indica que su consumo se generalizará. Son muy apreciados debido a su sabor y no porque no haya otras fuentes de alimento disponible, ciertas especies pueden alcanzar precios elevados y se consideran un manjar exquisito. Tienen un alto valor nutritivo en vitaminas, aminoácidos, minerales, grasas y calorías y la calidad y digestibilidad de las proteínas es más alta que en la mayoría de proteínas de origen vegetal y animal. Al ser una especie de sangre fría el rendimiento es mayor que la cría de animales, por término medio la tasa de conversión de los insectos es de 2 kg de alimento en 1 kg de masa de insecto, entre 3 y 4 veces más que el ganado, y pueden consumirse enteros o molidos, en forma de polvo o pasta, e incorporarse a otros alimentos. Pueden alimentarse de residuos, causan un mínimo impacto ambiental, no requieren tierra, suponen un riesgo reducido de transmisión de enfermedades a seres humanos y no plantean las cuestiones éticas que supone la cría intensiva de animales para su sacrificio. Además la biomasa que se obtiene de ellos tiene un gran potencial para uso en agricultura, acuicultura, alimentación animal y como biocombustible.

 

 

 

 

Los cultivos verticales son sistemas de cultivo que combinan la luz natural con artificial y tecnología de última generación para optimizar las cosechas con los mínimos recursos en estructuras verticales de varios pisos. No necesitan tierra como sustrato, consumen menos de un 5% de agua al ser un circuito cerrado, reducen el uso de fertilizantes al 25% y tienen capacidad de producción hasta diez veces mayor que la agricultura tradicional. El objetivo es el desarrollo y futura aplicación de sistemas productivos que ayuden a cubrir la creciente demanda de alimento y a sobrevivir en caso de crisis.  

 

 

  

Mediante la combinación de sistemas biotecnológicos, y el uso de ciclos en que los residuos de un sistema biológico son alimento o son transformados en el siguiente proceso, el Centro Científico Mistral diseñará los distintos modelos de sistemas de soporte vital.

 

Esquema teórico de sistemas biológicos en recirculación de agua de producción de alimentos acuapónico.

  

 

Diseño y esquema práctico de sistemas biológicos en recirculación de agua de producción de alimentos acuapónico

  

 

 

 

Invernadero solar de produccion de alimentos acuapónico, modulable para terraza o jardín, y sistema armario de interior fabricados por Myfood.eu.

 

 

 

Centro Ecológico y Social Mistral

El Centro Ecológico y Social Mistral tiene como misión la construcción del espacio Eco Aldea, donde se experimentará con los sistemas biotecnológicos desarrollados en los espacios Laboratorio, Taller de Tecnología-Sistemas y Vivero del Centro Científico, y se crearán modelos de sistemas de soporte vital aplicables tanto en hábitat rural como urbano.

Dentro del programa de rehabilitación de los jóvenes, con el cuidado de plantas y animales cultivamos el sentido de la responsabilidad, estimulamos los sentidos, aumenta la autoestima y la empatía por otras personas, entre otros beneficios emocionales y hormonales. Las terapias con caballos, perros, aves, delfines o incluso leones marinos han logrado grandes progresos en personas con problemas neurológicos o discapacidades. Existen cinco lugares en el mundo que son famosos por la longevidad de su población: Okinawa en Japón, Nicoya en Costa Rica, Icaria en Grecia, Loma Linda en California y Cerdeña en Italia. Estas comunidades tienen en común que la población practica la jardinería hasta los 90 o 100 años de edad. Mediante el cuidado y la atención diaria a plantas y animales de la Eco Aldea buscamos crear un vínculo, una relación de simbiosis entre los jóvenes cuidadores con el ecosistema para dar la oportunidad a la naturaleza a contribuir en la mejora en salud de los jóvenes. Buda decía ‘quien cuida un jardín se cuida a sí mismo’.

Las plantas son organismos complejos e inteligentes, con enorme capacidad de aprendizaje y adaptación tienen sofisticados sentidos capaces de obtener y analizar la información del entorno y, a través de un procesamiento nervioso, entregar una respuesta adecuada al actuar toda la planta como una gran red neural. Se comunican entre ellas a través de señales químicas, cuando una planta es atacada por un patógeno inmediatamente produce moléculas químicas volátiles, un mensaje en un lenguaje en forma de combinación de múltiples compuestos que es interpretado por las demás plantas que reaccionan activando sistemas biológicos de defensa. También se comunican con los animales produciendo moléculas que actúan como neurotransmisores y atraen al depredador del patógeno que está atacando la planta favoreciendo con ello el equilibrio entre especies. En algunos casos la combinación de moléculas emitida, el mensaje, puede ser muy elaborado. En la atracción del pulgón negro de las habas Aphis Fabae participan 16 compuestos. La comunicación química entre plantas de diferentes especies y animales forma un evolucionado sistema de comunicación y de defensa global del ecosistema.

Y es que, después de ser objeto de todo tipo de agresiones biológicas y medioambientales sin capacidad de movimiento o poder refugiarse, resistiendo, fusionándose por transferencia genética con el resto de organismos de la biosfera y aprendiendo a base de ensayo-error durante miles de millones de años la naturaleza ha aprovechado toda esta valiosa información sobre la vida y composición química del planeta para desarrollar fascinantes, ingeniosos y cuasi-perfectos diseños, materiales, alimentos y medicinas, procesos y sistemas a nano, micro y macro-escalas, fuente de inspiración de ingenieros y científicos que buscan el desarrollo de innovaciones ecotecnológicas, las soluciones efectivas y sostenibles para los retos que nuestra sociedad enfrenta. Este nuevo campo científico se conoce como Biomímesis o Biomimética, imitación de la naturaleza que se basa en la emulación y aplicación de los sistemas biológicos vegetales, que no causan efectos dañinos en el medioambiente, a la ingeniería y tecnología humana. Tal como dijo el arquitecto catalán Antoni Gaudí ‘los mejores y más ecológicos diseños están al alcance del ser humano sin necesidad de pagar -de momento- una patente, ya que se encuentran en la naturaleza’. Gracias a ello, por ejemplo, el equipo del profesor Richard Cogdell de la Universidad de Glasgow está creando un sistema biológico artificial que transforma la energía del Sol en combustible mediante el proceso de fotosíntesis.

Frenar la acelerada pérdida de biodiversidad es una prioridad para no perder la experiencia de vida de miles de millones de años con las soluciones a los retos del mañana.  

 

 

Con el diseño de modelos de hábitat sostenibles, autosuficientes, accesibles y adaptables a los recursos disponibles, contexto socioeconómico y zona geográfica, y en base a diseños y procedimientos biomiméticos, ecológicos y biotecnológicos, estamos creando un algoritmo universal de sistemas de soporte vital, una gran base de datos de soluciones eficientes, sostenibles y accesibles, en continua actualización y mejora, que dará respuestas a los retos que nuestra sociedad enfrenta.

 

A la vez de exigir a gobiernos cambios en la legislación, y a empresas que inviertan y adapten su modelo de producción a estos nuevos requisitos legislativos y a la demanda del mercado en base a nuestra elección responsable, no olvidemos que si un producto deja de comprarse ese producto deja de producirse, es necesario un cambio en nuestros hábitos de vida y consumo, prioridades económicas y maximizar el provecho de nuestro tiempo, dedicar parte de nuestro tiempo diario a hacer real el cambio a un modelo de sociedad sostenible en nuestros hogares y comunidades, tiempo que restamos a máquinas producir y aviones o camiones transportar. 

Eliminando de nuestros hábitos un refresco diario, fumando diez cigarrillos, medio paquete, en lugar de veinte, y llevando comida de casa al trabajo en un tupper, por ejemplo, una pareja puede adquirir a final de año un sistema de producción de energía solar-eólica con baterías con el que lograr la autosuficiencia energética en el hogar.  El ahorro de factura energética de un año nos permite comprar un sistema biológico de insectos, lombrices, hongos y bacterias con los que reciclar los desechos orgánicos que produce un hogar y obtener biomasa que puede servir de alimento o usarse en otro sistema biológico: fertilizar la tierra para alimentar vegetales, alimentar una pareja de conejos, gallinas o peces e integrar estos en sistemas bioacuaponicos cada vez más complejos y productivos.

Responsabilizando a los más jóvenes de todo ello, convertirlos en protagonistas del cambio de modelo de sociedad, invertirán su energía y tiempo, aprenderán jugando, despertarán sus inquietudes e ingenio, y adquirirán poco a poco unos hábitos de vida y conocimientos sobre procedimientos y sistemas biotecnológicos de producción y transformación de recursos que preparará a las siguientes generaciones para una vida sostenible en la Tierra, en un viaje espacial, estación orbital o colonia planetaria cerrando los círculos de recursos.